Para la artritis

La cúrcuma puede ser utilizada para curar la artritis o, al menos aliviarla.

Las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma, es una eficaz ayuda para combatir la inflamación producida en la artritis.

En los pacientes que padecen esta dolencia, el tratamiento con cúrcuma puede reducir el dolor y la rigidez hasta el 65%.

La cúrcuma posee también un efecto analgésico, lo que hace que las personas afectadas con dolencia en las articulaciones, puedan recuperar la movilidad que tenían mermada, por la ausencia de dolor.

Cúrcuma, como tomarla contra la artritis 

Tomar cúrcuma combinada con jengibre es una de las mejores maneras para reducir la inflamación y el dolor provocado por la artritis.

Al usar juntas estas dos sustancias, se multiplica el el efecto antinflamatorio:

Té de cúrcuma con jengibre

  • Calienta una taza de agua.
  • Añade una cucharadita de cúrcuma y otra de jengibre en polvo.
  • Remueve bien y déjalo reposar 20 minutos.
  • Transcurrido ese tiempo, cuélalo y endúlzalo con una cucharadita de miel.
  • Toma una taza al día.

El té de cúrcuma con jengibre potenciará el efecto de tu medicación y reducirá los dolores.

curcuma para la artritis

 

Comparte este artículo en tus redes sociales. Que llegue al mayor número de personas

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar